.

.

jueves, 27 de julio de 2017

para ser una interesante hay que ser muchas



Delante mía, en la pared, una mujer con libro y otra con copa de champagne.

Uso mi iPad gigante a modo de libro. Munro.

Detrás mía -no la veo- una mujer habla por teléfono.

"Albergo vidas que no han crecido".

Se de una amiga mía que podrían decir lo mismo.

"Es que tengo que ser varias para ser yo misma".

Eso dice mi amiga.

La "voz" se fue. Intente leer. Pero estaba claro que Munro tenía que esperar. Podía reconocer a mi amiga en las dos mujeres de la pared. Varias para poder describirla. Y las que se habrían perdido por el camino.

Mas tarde -ya en casa- alguna de mis personalidades se preguntaba cuantas de las no desarrolladas habrían sido interesantes.